Practicando el Cuidado Personal

Por Kathy Paauw, Paauwerfully Organized

 Créditos de la Fotografía: https://www.pexels.com/photo/deadline-management-office-schedule-277835/

 

Este día de San Valentín marca el 20 aniversario de la muerte de mi padre. Cuando la gente pregunta cómo murió a tan temprana edad (tenía 47 años), suelo decir que murió de un corazón roto. Atribuyo gran parte de la enfermedad cardíaca de mi padre a la gran tensión que padecía, así como una falta de voluntad para honrar sus propias necesidades de cuidado personal.

Es irónico que murió de un ataque al corazón el día en que los estadounidenses involucramos corazones en todo como una forma de reconocer a aquellos que amamos.

    
En el libro de Cheryl Richardson, Take Time for Your Life, sugiere que practiquemos el "cuidado personal extremo".

Muchos de nosotros hemos sido educados para creer que este es un acto egoísta.

¡Todo lo contrario! Es importante recordar que cuando ponemos las necesidades de nuestro trabajo o de los demás antes de nuestras necesidades personales, nos ponemos en peligro.

Y cuando descuidamos nuestra salud, bienestar y nuestras relaciones, nos volvemos menos disponibles para ayudar a otros y menos efectivos profesionalmente.



¿Recuerda las instrucciones dadas en un avión antes del despegue? "En el caso improbable de que la cabina fuera a despresurizar, por favor, póngase su propia máscara de oxígeno antes de ayudar a los demás".

¿Por qué? Porque si no se cuidas primero, es posible que no esté disponible para ayudar a otros.

¡La muerte prematura de mi padre me trajo esta lección a casa!


A menudo escucho a los clientes decir cosas como: "Tomaré un tiempo libre después de terminar estos proyectos".

Pero si completar todo en la lista de "tareas pendientes" se convierte en un requisito previo para relajarse o practicar un poco de cuidado personal ... ¡bueno, ese día nunca llegará!

Además, ¿alguna vez has conocido a alguien en su lecho de muerte para decir: "¡Ojalá hubiera pasado más tiempo en la oficina!"?



¡Detenga la locura y recupere su vida!

El primer paso para recuperar su vida es tomar decisiones proactivas, en lugar de reaccionar ante su entorno externo y permitir que los eventos en su vida dicten sus prioridades.

Ser proactivo requiere que sea consciente e intencionado.

Un cuerpo que está acostumbrado a correr con altos niveles de adrenalina es como un motor de automóvil que tiene sobrecalentamiento en el motor. Tomará tiempo entrenar a tu mente y cuerpo para que disminuya la velocidad a fin de tomar decisiones que te ayuden a practicar un mejor autocuidado.


En lugar de responder impulsivamente a una solicitud de su tiempo o iniciarse automáticamente para trabajar en una tarea pendiente, aprenda a detenerse y pregúntese qué es lo más importante.

  • ¿De verdad necesita tomar esa llamada ahora mismo?
  • ¿El mundo llegará a su fin si esperas hasta mañana para consultar su correo electrónico?
  • ¿Qué tal si apaga su teléfono celular?
  • ¿Es crítico limpiar la casa antes de salir por la noche? 

 

 

¿Está disparada su adrenalina?

Para la mayoría de los estadounidenses, la adrenalina se ha convertido en la droga de elección.

La adrenalina es lo que nos mantiene en marcha a una velocidad vertiginosa.

 

Cuando usamos la adrenalina como nuestra principal fuente de energía, el sistema suprarrenal de nuestro cuerpo, el sistema que produce la respuesta de "luchar o huir" que se supone que nos prepara para la batalla, nunca tiene la oportunidad de descansar.

 

Si puede relacionarse con algunos de estos comportamientos y síntomas comunes, es muy posible que esté usando adrenalina como fuente principal de combustible:

 

  • Finalmente tienes tiempo para relajarte. Se siente tan ansioso por asuntos pendientes que, en lugar de relajarse, termina haciendo algo en su lista de "cosas por hacer".
  • Se siente agotado pero no puede quedarse dormido porque tiene tantos pensamientos corriendo por tu cabeza. O bien, se queda dormido, pero se despierta durante la noche pensando en todos los asuntos pendientes que requieren su atención.
  • Durante la jornada laboral, le resulta difícil concentrarse en un proyecto porque se siente tan distraído por una multitud de otros proyectos o tareas que debe hacer.

  • Revisa el correo de voz o el correo electrónico varias veces al día y siente un ataque de ansiedad cada vez que lo hace. (Esa es tu adrenalina que dice "¡Prepárate para la batalla!").

  • Por lo general, se saltea el almuerzo y se queda hasta tarde en la oficina para tratar de ponerse al día. No importa cuánto hagas esto, parece que no puedes avanzar.



Recargue su batería

A medida que la tecnología aumenta y el ritmo de vida se acelera sin control, nuestro sistema suprarrenal responde a lo que nuestros cuerpos perciben como "peligro" al permanecer en un estado constante de preparación.

Con el tiempo, nuestros cuerpos se acostumbran a permanecer en este estado hiper-vigilante de "luchar o huir", por lo que es fisiológicamente difícil para nosotros reducir la velocidad.

Eventualmente trabajamos hasta el cansancio.



Uno de los problemas de extendernos demasiado es que nos acostumbramos a obtener nuestra energía de la adrenalina.

Entonces, ¿cómo comenzamos a recargar nuestra batería de una fuente de energía más saludable cuando nos quedamos atrapados en este estado crónico de la adrenalina?

 

Estas son algunas sugerencias para ayudar a reducir su dependencia de la adrenalina para que pueda cuidar mejor su espíritu, mente y cuerpo.

Elija una o dos de estas ideas a la vez y practíquelas durante 21 días ... la cantidad de tiempo que se tarda en formar un nuevo hábito:


  • Programe un tiempo para relajarse. Puede que le resulte estresante mantener estas "citas" de relajación consigo mismo al principio. Comience poco a poco, digamos 15 minutos a la vez, y constrúyalo en períodos de tiempo más largos para relajarse.
  • La próxima vez que se le pida que realice un nuevo proyecto, duerma y dígales su respuesta mañana.
  • Esta es una manera simple de evitar que la urgencia de otra persona se convierta en su próxima crisis, mientras se da el tiempo y el espacio para resolver cómo la solicitud se ajusta a sus otras prioridades.
  • Sea más selectivo cuándo dice que sí. "¡No!" es una oración completa.
  • Delegue siempre que sea posible.
  • Contrate a un asistente, solicite el apoyo de su jefe o decida dejar de lado ciertos aspectos de tu trabajo.

  • Apague su teléfono celular después de las horas de trabajo. Si está "de guardia" las 24 horas del día, ¡es hora de renegociar las expectativas! El mundo no se derrumbará si se toma tiempo libre.

  • Haga algo de respiración profunda. Cuando usamos adrenalina, tenemos tendencia a respirar superficialmente. Practique la respiración profunda mientras conduce o en períodos específicos durante el día. La respiración profunda constante y frecuente mejorará la salud de su sistema nervioso.

  • Coma regularmente tres comidas al día más refrigerios saludables, y tome decisiones que ofrezcan un equilibrio adecuado de nutrientes y grupos de alimentos.

  • Suprima la cafeína. Aunque una taza de café por la mañana o refresco del mediodía puede darle una sacudida de energía, desgasta su sistema suprarrenal con el tiempo y de hecho agota su cuerpo de energía. La cafeína también puede hacer que se sienta nervioso o nerviosa.

  • Haga ejercicio regularmente. Una caminata rápida es una de las mejores formas de reducir el estrés y restaurar la salud de su sistema suprarrenal. Camine hacia el trabajo, tome las escaleras o utilice parte del tiempo asignado a su almuerzo para que su cuerpo se mueva.

  • En lugar de revisar su correo electrónico varias veces durante el día, programe dos o tres horas específicas para esto. Luego, deje que los demás sepan que usted no vive en línea para que puedan ajustar sus expectativas si están acostumbrados a recibir una respuesta inmediata de usted.

  • Tenga un tiempo establecido para devolver llamadas telefónicas en lugar de estar disponible todo el día para tomar cada llamada a medida que entra. (¡Para eso sirve el correo de voz!) De nuevo, informe a los demás cuándo devolverá las llamadas para que puedan ajustar sus expectativas.

  • Despeje su escritorio y trabaje en una cosa a la vez. Organice su tiempo y espacio para enfocarse en sus prioridades. Visite http://www.orgcoach.net/improve_organize.html para revisar "Seis formas de mejorar las habilidades de organización de su oficina".

 

 

¿Cuál es la conclusión?

Cuando se enfrente a una situación estresante, ponga las cosas en perspectiva practicando algo llamado "forro inferior".

Un aspecto poderoso del forro inferior es que evita los comentarios de sus "gremlins". (Gremlins - un término tomado del libro de Richard Carson, Taming Your Gremlin: Una guía para disfrutar de ti mismo - son esas voces internas que conspiran para evitar que sea feliz).

 

Nuestros gremlins nos quieren hacer creer que nada de lo que hacemos o decimos es lo suficientemente bueno.

Cuando vamos directo a la línea de fondo, simplemente no hay espacio para que nuestros gremlins se conviertan en el centro de atención con la insistencia de que "deberíamos", "tengo que" o "me convendría" hacer algo.



El Gremlin

Esta es una pregunta clave que debe hacerse a sí mismo tan pronto como empiece a sentirse abrumado, frustrado o agobiado por una solicitud inesperada: ¿Qué está realmente en juego aquí?

A menos que alguien muera debido a su incapacidad para completar algo en este momento, simplemente aléjese, tome una respiración profunda y determine sus prioridades.

 

Después de todo, la calidad de su vida es mucho más importante que cualquier tarea o responsabilidad que hayas aceptado asumir.

Y no todas las tareas son impuestas por otra persona. ¡Tenga en cuenta los plazos autoimpuestos que ha creado para usted!



¿La organización y la gestión del tiempo son parte del problema?

Muchas personas parecen infelices en su vida profesional.

Muy pocos conectan esa insatisfacción con la desorganización, lo que puede hacer que un buen trabajo parezca insoportable.

La buena noticia es que es fácil de corregir.

 

Algunos de mis clientes ejecutivos son tomadores de decisiones eficaces en un nivel superior, pero tienen dificultades para administrar los cientos de microdecisiones que deben tomar a diario, a menudo en forma de papel: memos y cartas para leer, mensajes telefónicos para regresar, correo para clasificar, informes y propuestas para revisar, y listas de tareas pendientes de una milla de largo.

"No son los tigres los que nos comen vivos ... ¡son los mosquitos!"


 

¿Le es imposible "organizarse" en un segundo plano debido a cosas más apremiantes que requieren su atención?

Hasta que no preste atención consistentemente a las tareas no urgentes pero importantes (tareas como organizarse, planificar semanalmente, cuidar de sí mismo y otras clases de actividades preventivas), las tareas urgentes continuarán multiplicándose, a menudo hasta un estado crítico.

Puede posponer la organización porque no tiene tiempo.

O tal vez le gustaría contratar a un organizador profesional, pero no quiere desprenderse del dinero.



Lamentablemente, es posible que ya esté gastando ese dinero ahora de maneras menos efectivas.

Para calcular los costos de la desorganización, durante el próximo mes lleve un registro de los costos de hacer "negocios como siempre".

Una vez que haya guardado este registro durante un mes, multiplique el total por 12, y obtendrá una estimación anual de lo que le ocasiona la desorganización a usted o a la empresa para la que trabaja.

 

Créditos:

Fotografía: https://www.pexels.com/photo/deadline-management-office-schedule-277835/

Traducción: Monica Yaneth Loeb Willes

 

Acerca de la Autora

Kathy Paauw, presidenta de Paauwerfully Organized, se especializa en ayudar a los ocupados ejecutivos, profesionales y empresarios a desglosar sus horarios, espacios y mentes.

Ella es una entrenadora certificada de negocios / personal y organizadora profesional. Visite su sitio web en http://www.orgcoach.net  y descubra cómo puede encontrar CUALQUIER COSA en 5 segundos - ¡Garantizado!